Malcolm T. Sitté es un jefe de guerrilla

David Hernández

El próximo 2 de febrero, los cines acogerán el estreno de ‘El cuaderno de Sara’, el nuevo largometraje de Norberto López Amado, protagonizado por Belén Rueda. Una película rodada durante ocho semanas en diferentes localizaciones de la República de Uganda y de la isla de Tenerife, para narrar el viaje de Laura a Kampala para tratar de encontrar a su hermana Sara. Una peligrosa travesía al corazón de África, un territorio dominado por los señores de la guerra, que le llevará hasta la más sucia, violenta y oculta trastienda de los poderes occidentales.

Malcolm T. Sitté se mete en la piel de Omar, un jefe de guerrilla severo, pero, a la vez, muy inteligente, lo que le lleva a cambiar de rumbo cuando las cosas se ponen feas.

El actor ha tenido que enfrentarse a dos grandes retos en esta película. “Es la primera vez que hago un personaje íntegro en dos idiomas que no domino: francés y swahili,” explica. Pero, sobre todo, lo más difícil ha sido meterse “en la piel de alguien que se dedica a instruir niños para hacerlos inhumanos.”

Con una amplia trayectoria teatral, Malcolm T. Sitté se dio a la fama gracias a Ballotelli, personaje al que dio vida durante varias temporadas en la serie de ficción ‘El Chiringuito de Pepe’, y por su participación en ‘Palmeras en la nieve’. Uno de sus trabajos más recientes, la serie ‘Vergüenza’, ya está disponible en MoviStar+.

En un par de semanas, comenzará a rodar su próximo largometraje, ‘Lo nunca visto’, junto a Carmen Machi, Pepón Nieto y Hugo Silva. Al que le seguirá otra película que grabará en primavera.

Cultura inclusiva

Desde el pasado verano, Malcolm T. Sitté preside Limbo Producciones. Una asociación productora pionera en la realización de producciones inclusivas a través de la autogestión. Un proyecto precursor encabezado por artistas de primer nivel (Yaima Ramos, Will Shephard, Fernando Urbelua…), cuya vocación va destinada a traspasar fronteras, dotando de una mayor difusión internacional a los proyectos españoles.

Muchos artistas, por el color de su piel o el rasgado de sus ojos, sienten ser tratados como extranjeros en su propio país. Pero cuando van de visita al de sus padres o sus abuelos, allí los ven como españoles. Se sienten en ‘el Limbo’. De ahí, el nombre de esta organización que, desde la ficción audiovisual y otros campos artísticos, pretende normalizar la amplia multiculturalidad que enriquece a nuestro país.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s