“Cuando dejo de lado la música, siento que me falta algo”

David Hernández

Hay muchos tópicos sobre la vida de los rockeros. Algunos de ellos ciertos. La imagen que describen los hermanos Cohen en ‘A propósito de Llewyn Davis’ es más habitual de lo que parece. El cantante de folk que viaja de un lado para otro, con su guitarra a cuestas, sobreviviendo con lo que gana cantando en pequeños garitos. La música le da disgustos, pero muchas alegrías. Es una necesidad. Es su motor vital. Es como respirar. Algo así siente Joel Reyes. El rockero lleva 25 años en la profesión. “Desde que empecé he hecho de todo: he cantado en orquestas, en grupos de versiones, he cantando en chiringuitos en los pueblos de la costa…,” comenta. Ha habido altibajos, como es lógico, pero él tiene claro que necesita la música para seguir adelante. De ahí el título de su nuevo trabajo discográfico, ‘Respira’.

Su tercer álbum en solitario es un viaje a través de los estilos que han dado lugar al rock and roll más clásico.” “Quise hacer un ejercicio de estilo, desde el country, el folk, el rock más pesado,” explica Joel Reyes. “He querido mirar hacia atrás en el tiempo y empaparme de los padres de todo lo que se hace ahora.”

Joel-Reyes-1

-¿Qué evolución ha habido desde los discos anteriores a éste?

-Intenté trazar un camino de donde quería llegar en ‘Eléctrico’, centrándome en sonidos más acústicos, pero desde un punto de vista más anglosajón. He querido acercarme a este sonido que he conseguido en ‘Respira’, donde he aglutinado todas las influencias que yo quería. Creo que es el disco más redondo. Ha sido un camino que empecé en ‘Eléctrico’ y ha concluido. Yo lo defino como el final de una trilogía.

-¿Y a partir de ahora?

-Ya veremos. Quiero seguir centrándome en los sonidos más clásicos, sin artificios, que es donde me siento más cómodo.

-En este LP, las letras son más directas.

-Quizá han perdido algo de poesía por el camino. Quiero que la gente se remueva, que se pueda sentir identificada en cualquier canción.

-Son canciones muy personales. Autobiográficas.

Es un repaso a los dos últimos años de mi vida. A veces son demasiado autobiográficas. Habla de mis sensaciones del mundo que me rodea, miradas a mí mismo, lo que me ha pasado en relaciones… Es una terapia. De hecho, el título dice mucho, porque el disco es como una gran respiración. Empieza cogiendo aire y lo último que se oye en el disco es soltar el aire.

-El tópico del músico: mucho amor y desamor en las canciones.

-No sé si es un tópico. En mi caso ha sido así. En la parte buena del desamor, salen canciones chulas. Aunque sólo sea por eso, mereció la pena.

-‘Fue bonito mientras dudó’. Un título que llama la atención.

-Partió del juego de palabras. Es un reflejo de lo que ocurrió realmente.

-Hablas del mundo que te rodea, pero menos que en el álbum anterior.

-‘El fuego amigo’ era quizá el disco más social que yo he hecho nunca. Hablaba de la crisis, pero sin mencionarlo, con metáforas. Creo que en ese sentido no se entendió lo suficiente, porque era semiconceptual, hablando de cómo nos manejaban las altas esferas, de cómo juegan con nosotros. Había un viaje que iba de Inopia a Oniria. Creo que no se terminó de entender. En este disco, quizá ‘Carnaval’ es el puente de ‘El fuego amigo’ a ‘Respira’, porque esta canción habla de que nos siguen tomando el pelo y aquí “bienvenido al carnaval, todos buscan un disfraz y nadie es lo que dice ser.” Luego el resto del disco es más personal, miro menos a la sociedad y un poco más hacia adentro porque necesitaba reflexionar sobre mí, sobre mi vida, sobre mi carrera. Era la necesidad de coger aire y ver hacia dónde voy.

-¿Cómo ha sido ese proceso de encontrarte a ti mismo?

-Duro y enriquecedor.

-¿Qué lo ha hecho duro?

-He tenido dudas. Me preguntaba si el mundo necesitaba otro disco de Joel Reyes. Al final, la respuesta llegó con una canción que está en este disco, ‘En mis zapatos’. Pensé: “no sé si el mundo lo necesita, probablemente no, pero yo sí necesito esto para seguir viviendo.” Ahí fue cuando decidí grabar el disco. Esa mirada ha sido decir: para bien o para mal, esto es lo que soy, con lo bueno y con lo malo.

-Llegado ese momento en el que decides grabar el disco te encuentras con otro inconveniente, que es la cuenta a 0. Al final, te lanzaste a realizar una campaña de crowdfunding.

-Tengo que decir que este segundo me ha costado mucho más que el primero. No sé por qué, pero me ha resultado mucho más duro. También porque tengo una relación de amor-odio con el crowdfunding. Es bonito porque ves que hay gente que cree en el proyecto, para la que tus canciones son importantes y ya sólo por eso merece la pena. Pero se me ha hecho cuesta arriba. Preparar la campaña, estar 40 días dando la tabarra en las redes sociales… Prometí a mis seguidores que era la última campaña de crowdfunding y estoy dispuesto a hacerlo. No sé cuál será el siguiente paso, pero algo se me ocurrirá.

-El single de presentación, ‘Maldito Rocanrol’, define muy bien el disco, porque habla de lo bueno y lo malo que te da la música. ¿Cuál es la mayor aportación?

-Me hace sentir que estoy donde quiero estar, que es para lo que he venido aquí. Igual es una flipada mía, pero siento esto. Lo necesito para sentir que soy yo. Es parte de mi esencia. Cuando la dejo de lado, siento que me falta algo.

 

Sigue a Joel Reyes en…

Facebook
Twitter
Instagram

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s