En la soledad del escenario, Coti

Texto: Alejandro Gil Manzanares / Fotos: Samless

Coti es uno de esos artistas que conocemos poco, argentino con todos sus tópicos, no lo digo yo lo dice él.

Las luces encendidas descubren una copa de vino tinto, un piano de cola, guitarras, armónica y un maravilloso bandoneón, un instrumento parecido al acordeón y sinónimo de tango. No puedo olvidarme tampoco de las dos lamparitas de mesa que dan el punto intimista.

Coti-MOTV-Samless-14.jpeg

Luz baja y se atenúan nuestras voces en susurros. En la oscuridad, la figura del artista. Se sienta en una banqueta y sujeta su bandoneón, emite los primeros acordes y descubre su voz clara, su acento inconfundible… Solo, él comienza a contarnos su historia, hablada, cantada, versada… El concepto de cantautor, compositor y artista llevado a la máxima expresión, sin adornos, todo verdad.

Coti nos hace partícipes de su historia, de cómo han surgido esas canciones que todos conocemos y no nos preguntamos siquiera de dónde han salido. Su vida roza la melancolía. El tango embriaga la sala en ciertas ocasiones, también el rock, también el pop, también John Lennon. Al piano homenajea a uno de los más grandes artistas de la historia y no le tiembla la voz, es Coti.

Coti-MOTV-Samless-2

Su vida ha girado entre devenires del destino. Sus dos primeros hijos le sorprenden con veintiún años, sin dinero y mudándose a una casa con su novia. ¿Qué puede pasar por nuestra cabeza en una situación así? ¿Quién sabe? Él decidió tomar el camino difícil, hacer aquello para lo que había nacido: escribir canciones. Y hoy, tras una carrera larga y exitosa, nos lo cuenta con la misma cara de susto que debió poner al escuchar esas palabras que cayeron como plomo saliendo de boca de su novia: “estoy embarazada.”

¿Qué significa escribir canciones para otros? Bueno, supongo que todos los artistas que conocemos escriben para otros, para ti, para mí, para ellos mismos también. Significa que el mundo está en deuda contigo.

Coti-MOTV-Samless-7

Una anécdota preciosa que nos cuenta el artista, es cuando un día, llevando a sus segundos mellizos al colegio, escucha como su hija tararea una canción en la parte de atrás. Para el coche inmediatamente y, sorprendido, le pregunta dónde había escuchado esa canción. Ella le responde: “La hemos aprendido en el colegio.” Su hija estaba cantando su canción sin saber que la había escrito su padre. ‘Color esperanza’. Eso sí es un himno.

El artista pasa mucho tiempo hablando, no tiene prisa por cantar, sino por contar. Agarra su copa de vino y se enfrenta al público con determinación, bromea, persigue a aquellos que se levantan cuando no deben. Señores, no rompan la magia, hay cosas más importantes que ustedes mismos y sus prisas. Hay que darse cuenta, sí de muchas cosas, hay que disfrutar muchas cosas.

Coti-MOTV-Samless-18

El show va a terminar. Coti desenchufa la guitarra y se aleja del micro, nos canta y nos hace cantar. Le acompañamos en uno de sus temas menos conocidos, haciendo los coros mientras toca el piano y previamente ha grabado el resto de arreglos, esto es nuevo…

No es solo un concierto, es una declaración, bohemia y basada en el talento, egoísta y atrevida, clara y firme. El artista, sus instrumentos, sus historias y sus canciones. ¿Egoísta?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s