Reencontrarte con tu ex

Soy Un Loser

Bueno, no vais a creer esto pero en el momento en que escribo estas líneas estoy escuchando a Marta Sánchez. Sí a Marta Sánchez. Sí, yo, el indie que vive en Malasaña (o al ladito de Malasaña).  Son las malas influencias de vivir con David y Mr. X, que escuchan cualquier cosa, cualquier cosa, de verdad. Y de repente me he visto cantando en la ducha eso de  “oh no, yo no soy como piensas, soy para ti la desconocida, son engañosas las apariencias” y me he dicho “Pues ya está tardando La Casa Azul en hacer una versión de este tema.” O mejor un grupo muy indiepoprock como Los Punsetes, eso sería el colmo del postureo.

 

Y bueno, hay que reconocerlo, es que a mí me pone Marta Sánchez. Sí, llamadme hortera, pero yo al menos tengo el par de huevos de admitirlo. Que seguro que a muchos os pone también y no lo decís en alto. Porque Marta Sánchez estuvo buena y está buena y siempre estará buena, y esto es así. No sé quién es su cirujano plástico, pero un viva por él. Y canta bien. (Otra cosa es lo que canta que no hay por dónde cogerlo, o al menos yo personalmente no tengo por dónde cogerlo) .

Bueno, esto lo digo porque el otro día me dijo Mr. X que solo meto canciones de grupos que no conoce ni Perry y que eso lo hago para hacerme el enterao y el hipster y que a ver si metía algo un poco más mainstream. Pues oiga, más mainstream que Marta Sánchez no se me ocurre. Va por Mr. X. ( Y luego, al final de este post, voy a poner una de mis canciones ¡desconocidas! Genio y figura hasta la sepultura)

Pues os contaba yo que el otro día fuimos a una fiesta en Bilbao y que allí estaba ella.

Mina. 

Mi Némesis.

 Estaba en una fiesta organizada por uno de los redactores del AUX, no era tan difícil imaginar que Mina podría estar, porque Mina se apunta a cualquier sarao que crea que pueda ayudarle a avanzar en lo que ella llamar su carrera. Si es que una actriz vasca puede tener una carrera sin salir de Euskadi, que es mucho decir. O sea, que si un actor o actriz vasca quiere triunfar se tiene que venir a Madrid y eso Mina lo sabía de sobra y yo sé que antes o después se vendrá, como sé también que le jode que yo me vinera antes, pero eso lo escribiré más adelante.

Pues allí estaba ella. Iba vestida exactamente igual que cuando la conocí. Con unos vaqueros negros, una chaqueta negra y una camisa de lunares negra. Eso es algo que siempre me llamó la atención de Mina. Tenía una chaqueta negra, un abrigo negro, tres pares de camisas, las tres negras (dos de ellas de lunares), dos pares de vaqueros y dos thumbnail_mina blazer 2botas. Nada más. Jamás se compraba ropa, y todas sus pertenencias cabían en una maleta. Cuando se levantaba, se duchaba, se ponía lo primero que encontraba, y adelante. Era sorprendentemente austera. Algo que llamaba mucho más la atención teniendo en cuenta tres cosas. Una que venía de una familia que no era inmensamente rica pero que sí tenía dinero (al fin y al cabo, vivían en Getxo). Dos, que era actriz, y se entiende que las actrices dependen de su apariencia.  Tres, que había estudiado diseño de moda. Sí, en serio, dos años. Y cuando no podía trabajar como actriz, trabajaba de vestuarista. Pues a Mina su apariencia le daba completamente igual. Se había creado una especie de uniforme a iba siempre vestida más o menos igual. Más o menos así, con ligeras variaciones.

A mi, en realidad, esa falta de vanidad y de coquetería de Mina me encantaba. Era uno de los rasgos que más me atraía de ella.

Me hubiese gustado decir que la encontré horrorosamente fea u horrorosamente gorda, o deprimida, o… Qué va. Estaba igual que siempre.

No es que yo sea un experto en drogas, (no me meto nada) pero sé que hay drogas que te enganchan en cuanto las pruebas y hay otras drogas que tienen una tolerancia muy rápida. El MDMA puro, por ejemplo.  Me refiero al puro, ojo. No a esa mierda que te venden en los garitos y te dicen que es MDMA y en realidad es heroína cortada con speed. Y te venden esa mierda porque el MDMA puro no engancha. En seguida te  acostumbras a él, el cuerpo aprende a asimilarlo y ya no te sube, con lo cual a la quinta te lo metes no sientes nada. Viene a ser como una novia con la que empiezas a salir muy enamorado, pero al rato de estar con ella no sientes nada.

Hay otras drogas sin embargo, que son altamente adictivas. Y que tienen un problema muy grande. Si has conseguido dejarlas basta con que las pruebes una sola vez, una sola vez, para que vuelvas a engancharte. Es el caso de la heroína, del alcohol, del chocolate. Pues Mina es así. No es MDMA. Es heroína.

Yo lo sabía. Sabía que no debía hablar con ella. Pero fui gilipollas y me acerqué.

Iba con Gorka que es uno de mis amigos en Bilbao.

Estuvimos charlando. Yo le dije que me había venido a vivir a Madrid. Verdad. Que vivía en Malasaña. Casi verdad: Vivo en Chamberí. Que vivía en un piso increíble, super titirijaibonito, luminoso, muy bien decorado. Verdad, pero omití decirle que duermo en el sofá del salón del piso. Que estaba escribiendo una novela. Mentira, pero escribo un blog y publico una entrada a diario, así que si un día llego a las cien entradas igual soy el nuevo Holden Centeno o algo (ya, seguro). Que era super feliz. Mentira y gorda.

Ella me dijo que estaba trabajando en un espectáculo super bonito de títeres, que iba a ir al Titirijai (el Festival de Títeres de Tolosa, muy conocido por aquí), que estaba entusiasmada con el proyecto, que todo le iba muy bien.

Cualquier otro que no fuera yo se lo habría creído todo.

Pero yo soy yo.

Y yo la conozco bien.

Mina es muy name-dropper. Es decir, si tiene un nombre que soltar, lo suelta.  Por ejemplo, una noche coincidimos de casualidad con Karra Elejalde que estaba con unos conocidos míos que trabajaban también en el Aux. Nos hicimos unas fotos con él y tal. Bueno, pues desde entonces Mina hablaba de él como si fueran amigos de toda la vida. Y Mina había  trabajado en algún capitular de ‘Vaya Semanita’, en papeles muy pequeños, prácticamente de extra. Pues decía “cuando yo trabajaba en Vaya Semanita”, poco menos que si hubiese sido una de las protagonistas.

Así que yo tenía claro que si no me estaba hablando del director de la compañía o de la compañía era o porque se lo inventaba todo o porque la compañía no era importante. Sospechaba que se trataba de la segunda opción porque no creía capaz a  Mina de inventarse que iba a ir al Titirijai, tan loca no la veía.

Así que ya estaba  de nuevo colgado con ella porque lo primero que se me ocurrió al ir hacia casa fue pedirle a Gorka que me dejase entrar desde su perfil a los perfiles de Mina. No había mirado los perfiles de Mina en meses. Eso: ya estaba enganchado otra vez.

Y no me hizo ninguna gracia lo que encontré.

LA CANCIÓNCITA DE HOY va sobre mentiras

 

 

“Ya sé cómo les vas a mentir, conozco tu estrategia/ Quieren oír lo que quieres decir y acabas dándole la vuelta/ Ya sé cómo te vas a sentir, lo tengo en mi cabeza/ Me gustaba escuchar tus canciones detrás de la puerta/ Ya saben que no voy a volver, estaban en lo cierto/ Cuando me viste sacando mis trastos supiste que ya era imposible”.

Sígueme en…

Twitter
Facebook
Instagram

Anuncios

4 comentarios en “Reencontrarte con tu ex

  1. pues a mi me encanta tu musiquita indie, anda que no habré llorado veces con la canción de Klaus & Kinski o habré cantado a grito pela’o en mi coche yendo a trabajar la de La Habitación Roja….en fin..

    Me gusta

  2. Cómo se te ocurre dejarnos así!!!
    Tú música es casi completamente desconocida para mi… Hace años seguía un poco el rollito indie, pero ahora me estoy actualizando gracias a ti.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s