“Hay que mantenerse fiel a uno mismo”

David Hernández

En medio de la oscuridad, al fondo del local, resplandece el escenario. El Intruso está vacío. Detrás de la barra, el camarero ultima todo lo necesario para la apertura de puertas. Frente a él, sentado en una banqueta, observo a los seis músicos que ensayan sobre las tablas. Lucía Antonini y su banda están finalizando la prueba de sonido. Queda menos de una hora para dar comienzo al concierto de presentación de su último EP: ‘El Jardín Secreto’.

El escenario hace honor al nombre del disco. Es una conexión total con la naturaleza. Un decorado muy sencillo, con algunos adornos florales en la pared y en los pies del micro. img_3361Como el estampado del vestido de la cantautora. Una prenda oscura, iluminada por las flores amarillas, rojas, azules y verdes.

Están tocando ‘La 8 despedida’, de su anterior disco, cuando todavía cantaba bajo el nombre de LiiL. “Hoy se fue el último resquicio de ti. Cómo costó, que otros, mi amor, ocupasen tu sitio.” Una canción triste, pero con ritmo alegre. “Y me despido, me despido, me despido de ti… Me retiro para siempre de tu amor…”

Los músicos que la acompañan proceden de la prestigiosa Berklee College of Music de Boston, donde Lucía se ha formado recientemente, tratando de conseguir transmitir lo que ella pretendía con su música. El resultado de ese proceso de investigación es el EP que ahora presenta en Madrid. “En el último disco que publiqué con LiiL sentía que todavía no conseguía expresar lo que quería tanto con la escritura como a nivel musical,” me explica la artista al bajar del escenario.

lucia-antonini-3

– La inspiración la has hallado en la naturaleza, en lugares que has plasmado en las seis canciones de ‘El Jardín Secreto’.

– Son lugares o historias. El título es una metáfora, el jardín es el lugar de nuestro interior donde más libres nos sentimos , más auténticos, más verdaderos y más felices. Yo lo conseguí a través de la naturaleza.

– ¿De qué tratan las historias que narras?

– Todas tienen que ver con la conexión de uno mismo con la persona. Incluso las historias cotidianas, como ‘Serendipity’. Habla de una historia verdadera de mis compañeras de piso, pero, al final de la canción, se ve que, en realidad, trata de la capacidad que tenemos de construir nuestra propia realidad. El disco también habla de las mujeres artistas, de la relación que tengo yo con el arte o la creación. ‘La llamada’ es mi compromiso con la creación y ‘A Frida’, un homenaje a Frida Kahlo.

lucia-antonini-4– En el EP queda muy plasmada tu personalidad. Eres vegetariana, te apasiona el campo… Y eso se transmite en tus letras, pero también sobre el escenario, con el atrezzo.

– Hubieron dos sitios en Boston que me inspiraron mucho: el Arnold Arboretum y el lago de Jamaica Pond. Berklee es una locura, hay mucha intensidad de estudio, de gente, de trabajo… Al final, el camino que he realizado ha sido el contrario, el buscar más dentro de mí, encontrar cómo conectar con mi esencia en esa marisma de gente y de ruido.

– Además de cantautora, eres artista conceptual. La temática que trabajas desde ambas expresiones artísticas es la misma, la identidad.

– Es un tema que me interesa mucho. Quiero cantar canciones que también sigan construyendo identidad. La identidad cultural y la creación de la identidad personal. Indagar en la autenticidad, en las influencias culturales de la persona, cómo se expresa eso y cómo la cultura sirve para seguir creando identidad.

– ¿Cómo llega el pop iberoamericano a formar parte de tu identidad?

– En Boston, casi todos mis amigos eran latinoamericanos. Gracias a ellos, he descubierto un montón de cantautores latinoamericanos que me apasionan y que están muy focalizados en estos temas en sus letras. También me encantaron los ritmos. Estuve aprendiendo percusión afrocaribeña y, por eso, el disco también tiene mucha percusión.

– ¿Te veremos tocando algún instrumento de percusión sobre el escenario?

– Con este disco todavía no, pero sí me gustaría hacerlo en el futuro. Estoy buscando instrumentos percusivos melódicos como el hang drum. Me gustaría experimentar por ahí.

– ‘El Jardín Secreto’ tiene moraleja.

– Que cada uno vaya a lo auténtico de sí mismo. Escuchar esa voz tuya que te va indicando qué hacer para no dejarte llevar corrientes o críticas. Hay que intentar mantenerse fiel a uno mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s