“Está tan jodido el mundo real que necesitamos más ficción que nunca”

David Hernández

Cada sábado, el Teatro Alfil desnuda su escenario para colocar 5 banquetas, un piano y una guitarra. No hace falta nada más para, junto a 5 intérpretes, realizar un viaje hacia la madurez. Con sólo eso se podría resumir Una corona para Claudia’, el musical que arrasa en el off madrileño. Pero hay mucho más que contar sobre este montaje que tiene 3 nominaciones a los Premios Broadway World Spain (mejor musical original, mejor actriz principal y mejor musical de pequeño formato).

En la calle Pez del mítico barrio de Malasaña, a pocos metros del teatro, me reúno con Iker Azkoitia, el responsable de este éxito. Hemos quedado para desayunar en Hanso, una de esas cafeterías modernas, con pared de azulejo blanco, suelo de cemento y grandes ventanales, donde se mezclan personas de diferentes razas y culturas.

img_2511

Leyendo los comentarios de ‘Atrápalo’, donde ‘Una Corona para Claudia’ roza el sobresaliente en puntuación del público, vemos que muchos espectadores se sorprenden por la simplicidad escenográfica. ¿Por qué un escenario tan minimalista? – pregunto mientras mordisqueo una tostada de aguacate, con queso mozzarella y tomates cherry.

-La historia empieza en un Bla Bla Car. Entonces, nuestro objetivo es hacer viajar al público con nosotros y con su imaginación. El viaje que hace un espectador desde su butaca lo hace a través de la mente y del corazón. No queremos mucho más que la palabra, una melodía y una historia con la que conecte para hacerle volar.

-¿Cómo nació la idea?

-Estábamos Ricky Fan y yo haciendo un micromusical en Microteatro Por Dinero, en una coproducción que hice, con ‘Por última vez’, y fuimos a ver a otros compañeros. Me gustó tanto lo que vi, la energía del personaje principal femenino, que esa misma noche, en la cama, se me vino a la cabeza Claudia.

-Eres autor, director, productor, protagonista y coautor musical junto a Ricky Fan. El proceso debió ser muy laborioso.

-El proceso de escritura y asesoramiento me llevó bastantes meses. David Ramiro Rueda, director de ‘Píntame’, me ayudó mucho a darle una forma más global, para que los personajes tuviesen más profundidad. Después, surgió el certamen de Arte 4, en el que nos eligieron junto con otras 5 compañías para hacer una residencia artística y poder desarrollar el proyecto. Y, en cuanto a la producción, fue muy difícil. No soy productor, nunca había hecho nada de producción y esto ha sido como realizar un máster.

-El certamen, además, fue un impulso porque os llevasteis varios premios.

Ganamos el certamen. Nos llevamos los premios a mejor libreto, mejor obra y mejor interpretación principal femenina. Nos dio mucha confianza ver que la historia que teníamos en nuestras manos funcionaba y conectaba con el público.

-Lleváis varios meses en el Teatro Alfil, pero estáis llegando ya a la recta final. Os queda una única función, el próximo sábado. ¿Cómo veis el futuro de ‘Una corona para Claudia’?

-Llevamos 40 funciones a nuestras espaldas. Llegar a ese número de actuaciones, con algo tan pequeño y con actores que no somos televisivos, es una alegría. Iban a ser menos y, al final, nos prorrogaron. Entonces, nos lo tomamos como un final de etapa, para cerrar la temporada y ya estamos viendo otras posibilidades y otros entornos. Estamos pensando en hacer gira para llevarlo a otras zonas y ver cómo reaccionan otros públicos.

-Sería interesante, porque muchos jóvenes de fuera de Madrid os preguntan por redes sociales si van a poder verla en sus ciudades. Se tratan temas muy juveniles, como el salto a la madurez, en el que siempre surgen inquietudes, pero también tocáis otros problemas. ¿Cuáles son esas cuestiones con las que van a sentirse identificados los adolescentes?

La lucha contra la falta de perspectiva. El hecho de estar terminando el instituto y plantearse hacer una carrera, pero encontrarte a la vez con unas perspectivas laborales muy malas. Todo está tan negro en la actualidad que, mediante la obra, tratamos de generar confianza interna para decidir arriesgar, apostar y salir hacia delante. Las claves son la confianza y el vuelo. Lo dice Claudia en una de las canciones: “confía, arriesga, aprende y, tal vez, vueles con tu propio fin.”

Después, tratamos la incomunicación, eso de no ser capaces de hablar con el otro. Estar hablando por whatsapp en la misma cafetería; o, estar cenando con nuestros padres, y hablando con nuestros amigos por whatsapp. Y luego también somos capaces de publicar toda nuestra vida en Facebook, pero incapaces de contarle un problema a un amigo y aceptar el consejo.

claudia-4

Por último, y más importante, está la ficción. En la obra tocamos ‘Juego de Tronos’, ‘The Walking Dead’, ‘Penny Deadful’, ‘American Horror Story’… Todas las series de la actualidad porque, realmente, los jóvenes nos refugiamos en la ficción. Está tan jodido el mundo real que necesitamos más ficción que nunca. En este musical, hemos querido hacer un guiño a todas esas series que nos han cobijado y acurrucado, pero de las que debemos independizarnos un poco para centrarnos en nuestra propia realidad.

-Pero, incluso haciéndolo, en la vida real, está bien poder coger elementos que nos gustan de las series. Por ejemplo, para cambiar celebraciones que no tienen por qué seguir haciéndose únicamente siguiendo un modelo tradicional y darle la estética de esa ficción que nos gusta.

-Sí, de hecho, hay un momento en el musical en el que la ficción ayuda a los personajes a entender cosas de su propia vida. En ese sentido, es totalmente a favor de las ficciones. No hacemos una denuncia.

unacoronaparaclaudia

-Además, siempre que mostráis el lado negativo de algo, también mostráis lo positivo. El tema de las redes sociales y el whatsapp, por ejemplo. Destacáis su lado provechoso.

– Si no fuese por el Bla Bla Car, los personajes no se hubiesen conocido y no hubiera habido historia. Es hacer reflexionar sobre para qué tenemos las redes sociales y cómo servirnos de ellas. Pero los jóvenes somos así, necesitamos estar conectados. Aunque nosotros ya no, muchos han vivido todo esto desde muy pequeños.

-Pero teníamos otras redes: MySpace, Fotolog…

-¡Fotolog! – recuerda con sorpresa y añoranza. – ¡Dios mío! Era como lo que ahora es Instagram.

-¡Qué recuerdos! Además, que tú y yo nos conocimos por Fotolog, en aquella época en la que yo trabajaba en televisión y tú ya empezabas a grabar tus primeros cortos. ¡Siempre la liabas y te lo cerraban!

-¡Me lo cerraron dos veces!- admite entre risas. -Era muy rebelde.

-La gente recuerda con cariño Fotolog. Incluso los más jóvenes, que eran unos niños por entonces, lo conocen gracias a Blue Jeans, que siempre comenta que comenzó subiendo una foto diaria con un pequeño texto. Tuvo tanto éxito, que de ahí surgió la posibilidad de publicar ‘Canciones para Paula’ y, ahora, vende cientos de miles de libros. Fotolog es ya algo vintage, como el vídeo beta o el walkman.

-Fue muy heavy para nuestras vidas, porque, de repente, podíamos hacer que parte de nuestras vivencias o cosas que se nos ocurrían, todo el mundo pudiera verlas y te conocieran sin conocerte. Fue el primer paso hacia lo que tenemos hoy en día.

img_2516

Salto a la TV

Iker es un creador e intérprete todo terreno y siempre está inmerso en multitud de trabajos. El próximo domingo, también se subirá a las tablas del Teatro Alfil para despedir la quinta temporada de ‘Píntame. “Es el proyecto con el que más he podido crecer,” admite tras haber realizado 140 funciones. En la obra realiza un papel muy cómico. Lo describe como “un poco freaky y dado a las nuevas tecnologías y a los videojuegos.” “Es un personaje que disfruto muchísimo, que tiene la energía muy alta. No sabe cómo relacionarse con los demás a nivel personal y se crea una especie de máscara y una coraza donde guarda todas las cosas que le pasan.”

Durante un tiempo, tuvo que compaginar el teatro con la televisión. Participó en ‘Goenkale’, mítica serie de EiTB. “Me coincidió en un mes con tres proyectos,” cuenta. Fue una locura. “Los lunes estudiaba los guiones de la serie en el autobús, camino del País Vasco. El viernes volvía a Madrid, hacía un micromusical por la noche, el sábado por la tarde ‘Píntame’ y, por la noche, de nuevo el micromusical, y, el domingo matinal de ‘Píntame’ otra vez.”

-¿Cómo fue participar en los últimos capítulos de una serie tan mítica?

-Todo un honor. Fue muy curioso porque yo no pegaba nada para el papel. Era un chico que se había criado en Hawai, que surfeaba, y yo soy más blanco que la leche. Me tiñeron el pelo… Sentía que por imagen no estaba hecho para el personaje, pero fue bonito que confiasen en mí. ¡Lo disfruté muchísimo! Sobre todo porque tenía ganas de hacer televisión.

Director de cortos

Desde hace muchos años, Iker ha plasmado todas sus inquietudes en textos, canciones y cortometrajes. Como ya hemos descubierto, las redes sociales le apasionan. Por eso es un tema que ya había tratado anteriormente en uno de sus cortos, ‘Copygram’, con el que logró el Premio del Jurado en el Festival de Cine y Terror de San Sebastián. Trata sobre lo que exponemos de nuestra vida privada sin ser conscientes de ello. Pero mejor dejar de hablar del tema y permitir que disfrutéis de este trabajo.

Anuncios

Un comentario en ““Está tan jodido el mundo real que necesitamos más ficción que nunca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s