El origen de Halloween

David Hernández

“Yo no celebro Halloween porque es una fiesta americana.” Ése es uno de los argumentos de los más rehacios a la celebración. No pueden estar más equivocados. Porque el origen de la fiesta es celta.

Halloween tiene sus raíces en el festival Samhain, que significa “fin del verano” y se celebrara al finalizar la temporada de cosechas en Irlanda. Así era como daban comienzo al año nuevo celta, que coincidía con el solsticio de otoño.

halloween4

Se creía que, durante esa noche, los espíritus caminaban entre los vivos. En las ventanas de las casas, se colocaban velas para que los difuntos encontraran su camino y se realizaban fiestas y ritos para comunicarse con los muertos.

La festividad ha sobrevivido al paso del tiempo hasta llegar a nuestros días, extendiéndose por todo el mundo, en gran parte, gracias al cine.

La calabaza de Halloween

¿Qué tiene que ver la calabaza con esta fiesta? Pues existen dos leyendas alrededor de un irlandés llamado Jack O’Lantern.

La más popular es sobre un hombre que había sido tan malvado que no merecía lugar ni en el cielo ni en el infierno. Su espíritu se vio obligado a vagar por el mundo pidiendo su sitio. Caminaba arrastrando sus pies y su cuerpo cansado, con una calabaza en la mano con una vela dentro para iluminar el camino. La leyenda hizo que esa figura se convirtiera en uno de los símbolos más representativos de la festividad.

halloween1

La otra, cuenta que una bruja pidió a un muchacho ayuda para preparar una sopa de Halloween. Se negó y, por ello, fue castigado. La bruja encerró el alma de Jack en el interior de una calabaza, que adoptó rasgos similares a los de una cabeza humana.

¿Truco o trato?

Todos relacionamos Halloween con una pregunta ‘¿Truco o trato?’, que procede del juego de palabras ‘Trick or Treat‘ en inglés. Se debe a la tradición de disfrazarse y competir por ver cuál es el disfraz más espantoso de todos e ir casa por casa pidiendo chuches a cambio de evitar que realicen ninguna gamberrada en la casa.

halloween3

Según la leyenda, Jack O’Lantern, durante la noche de Halloween, iba de casa en casa pidiendo ‘truco o trato’. Lo mejor era hacer trato, sin importar lo que pudiera suponer, porque, de no hacerlo, usaría sus poderes para maldecir la casa y sus habitantes, que tendrían toda clase de infortunios: enfermedades, pestes, muerte del ganado, destrucción de la casa… Como forma de protección, comenzaron a crearse calabazas con formas espantosas y velas en su interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s