“Tengo miedo a Chucky, el muñeco diabólico”

David Hernández

Las calles de nuestras ciudades están llenas de arte. Muchas veces, sin darnos cuenta, nuestras vivencias tienen una banda sonora compuesta por un músico callejero. Para algunos es un modo de vida, para otros, un modo de darse a conocer. Estos días, hemos podido sorprendernos con la voz y las letras del cantautor panameño Carreyó.

Con dos discos bajo el brazo, ‘Un nuevo idioma’ y ‘Tanque de Oxígeno’, el músico trabaja en México preparando su próximo álbum. Durante varias semanas, ha hecho un break en el estudio de grabación para presentar sus nuevas canciones en España.

Le invitaron a participar en un festival en la Casa de América y Rozalén, a quien conocía por haber coincidido trabajando en México, le invitó a tocar en su gira. Así lleva desde principios de mes en nuestro país y estará hasta el próximo domingo 23. Se despedirá de Madrid con un concierto en el que presentará el nuevo proyecto discográfico en el que está inmerso.

captura-de-pantalla-2016-10-21-a-las-0-59-00

-Tu próximo álbum de estudio, ‘Cómo escribir un camino’, no va a ser un disco más. Has querido hacer algo original para darle un pedacito más de ti.

-Es un proyecto audiovisual. Va a ser un CD-DVD. Voy a todas partes acompañado de mi GoPro, grabando todo lo que hago, para poder hacer un documental, que quiero lanzar junto con el álbum.

-¿Qué vamos a encontrar en el disco?

-Hay muchas influencias más claras en cuanto a una lírica más madura. Hay acordes más interesantes, con más tensiones… Lo podría definir en eso más técnico. Pero siento que soy más auténtico ahora que he vivido más tiempo, después de siete años sin sacar un disco. El haber estudiado música me ha abierto otro panorama. Los discos anteriores los hice antes de estudiar guitarra e ingeniería de sonido. También volví a estudiar letras con Mónica Vélez en México, que ha compuesto grandes canciones. He querido prepararme muy bien.

-¿Y en cuanto a las letras?

-Son canciones que hablan de la vida, de lo que es caerse, levantarse y aprender de ello.

-Una constante en la vida de los músicos.

-Yo creo que nos pasa a todos como individuos. Tenemos miedos, ganas de salir y viajar, enamorarnos… Todos tenemos los mismos miedos y sueños y, de alguna manera, nos conectamos. Creo que de eso se trata la música, de conectarnos a través de ella.

-Pero tú ya no tienes miedo…

-¡Claro que tengo miedo! ¡Todo el tiempo!

-Pero uno de los mensajes que lanzas a través de tus canciones es: ‘No te tengo, miedo’.

-Invito al miedo a que sea parte mía, porque no lo tengo. Y si no lo tengo, siento que no hay un reto, no hay un reto para alcanzar mi sueño. Tendemos a ver el miedo como algo negativo, y yo tiendo a verlo como necesario para intentar conseguir algo. Y depende de ti si va a ganar ese miedo o vais a ganar tú y tu sueño. ¡Todo depende de ti!

-¿Cuáles son tus miedos?

-Tengo miedo a las alturas, pero ya me tiré por paracaídas; tengo miedo a Chucky, el muñeco diabólico; y, me da miedo no poder llegar a ser la persona que quiero ser a través de la música. Y eso depende de mí y lo sé. Es perder el miedo, por ejemplo, a agarrar la guitarra, salir a la calle y decir: “Hola, mucho gusto. Me llamo Carreyó, no vengo a pedirles dinero, sólo quiero que escuchen mis canciones.” Y ponerte a cantar y entregarles unos volantes con mi web y mis redes sociales para que me conozcan y me sigan.

-¿Cuáles son las veces en las que has caído y te has tenido que volver a levantar?

-Constantemente. Es lo que tiene ser independiente y tener que hacerlo todo. Escribo mis canciones, las grabo, edito mis vídeos, filmo… Mi idea es ser lo más autosuficiente posible.

-¿Cuál es tu canción más especial?

‘La vida es un viaje’. Me define mucho como persona. Habla de estar encerrado entre cuatro paredes esperando a que las cosas sucedan. Me cambió el chip al componer esa canción y decidí salir a tocar a la calle, para que me conocieran más. Antes componía para otros, y era más como un músico en la sombra y motv-carreyo-2no me atrevía a sacar mi disco. A partir de esa canción, me decidí a hacerlo.

-Lo cómodo es quedarse en casa, pero, si no hacemos nada, el teléfono no va a sonar.

-En la calle conoces a gente interesante y también te ayuda a ir componiendo, porque ves cantidad de situaciones. Y también te expones a que te vea quien te vaya a poder echar una mano en ese sentido. Es ir a buscar las oportunidades. Porque ya nadie sale de las disqueras a los micro abiertos a cazar talentos.

-Además de ese mensaje que invita a la acción, la canción guarda una anécdota muy bonita y emotiva.

Uno de mis copilotos, que es como llamo a mis seguidores, a mis carreyonautas, me empezó a seguir en cuanto empecé a cantar en México. Fue uno de los primeros en ir a mis shows allá. A los tres días, la hermana me escribe diciéndome que está en coma, que le dio un derrame cerebral. Me pidió que le escribiera algo, que le mandara un mensaje. Le mandé un mensaje de voz y le decía: “Amigo, Chava, ¿cómo está tu viaje por allá? Espero que lo estés disfrutando, pero acá te extrañamos mucho. Aprende lo que tengas que aprender por allá, pero regresa pronto.” Aquellos días tuve un show. Se lo dediqué a él. Todavía no había despertado. Le mandaron más vídeos. Y, como a las dos semanas, tuve otro concierto y vino. Fue el momento más alegre del año. Me dijo que todo aquello le había ayudado. Ahí es cuando más entiendo el poder que tiene la música para ayudar a las personas.

-Pero la guitarra empezó a atraerte por otro motivo…

-A los 12 años, mi amigo, que tocaba la guitarra, estaba rodeado de niñas. Pensé que a lo mejor por eso yo también quería toca la guitarra. – se ríe. – Después, ya me di cuenta, con el tiempo y la madurez, que se trataba de mucho más. Se trata de conectar con la gente.

-Y lo estás consiguiendo, pero, para seguir haciéndolo, se necesita ayuda.

-He grabado ya 5 de las 9 canciones que necesito, pero ahora he de pedir ayuda a la gente que me sigue para seguir ofreciéndoles mi música. En mi web, pueden descargar algunas de mis canciones gratis, pero tengo un apartado para que puedan aportar lo que les apetezca si quieren a la hora de descargarlas. También tengo en mente la posibilidad de crear un proyecto de crowdfunding.

motv-carreyo-1

-Este domingo, te despides de España con un concierto en Madrid. ¿Qué nos vas a ofrecer?

-Un concierto con las nuevas canciones del disco, de cómo aprender amarse a uno y a los demás y a perseguir los sueños; de enamorarse y desenamorarse; en definitiva, de lo que es la vida. Son todas mis vivencias en canciones.

-¿Y después de Madrid?

-Me iré una semana a Londres, a seguir con parte del disco allí con un amigo productor. Quizá coincida también con Rozalén, que va a cantar allá. Después, me iré a Nueva Orleans, a un viaje familiar, a gozarla mucho. Y ya regresar a México a trabajar para poder sacar en febrero este disco-documental.

Sigue a Carreyó en…
Twitter
Instagram
Facebook

Carreyó ofercerá un concierto el domingo 23 de octubre a las 21.00 en Leka Leka. Entrada + Consumición: 8 euros. C/ San Bruno, 3. Metro La Latina.

Anuncios

Un comentario en ““Tengo miedo a Chucky, el muñeco diabólico”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s